Share it with your friends Like

Thanks! Share it with your friends!

Close

En 1993, casi siete millones de rusos tenían dependencia al alcohol. Hasta tal punto, que llegaban a ingerir colonias, callicidas o desodorantes. Ellos aludían a la cultura, la tradición y que incluso tomarse una copita era un factor de integración. Pero la realidad es que tras la botella se ocultaban problemas sociales y morales. Muchos intentaban desintoxicarse. Algunos lo conseguían. Hace 20 años, Informe Semanal retrataba esa parte decadente de la sociedad rusa, sometida la imperio de la ley del vodka.

Comments

Comments are disabled for this post.